Introducción | Tarea | Proceso | Recursos | Evaluación | Conclusión | Créditos

La mezquita de Córdoba


Autoras: Leonor  Lavín y Ana Fernández

E-mail:

Área: Ciencias Sociales

Nivel: 2ª ESO



INTRODUCCIÓN

La Edad Media, Medievo o Medioevo es el período histórico de la civilización occidental comprendido entre el siglo V y el XV. Su comienzo se sitúa tradicionalmente en el año 476 con la caída del Imperio Romano de Occidente y su fin en 1492 con el descubrimiento de América,1 o en 1453 con la caída del Imperio Bizantino, fecha que tiene la ventaja de coincidir con la invención dela imprenta (Biblia de Gutenberg) y con el fin de la Guerra de los Cien Años.  La antigua Mezquita de Córdoba, convertida en el siglo XIII en la actual Catedral de Santa María de Córdoba, constituye el monumento más importante de Córdoba, y también de toda la arquitectura andalusí, junto con la Alhambra. Construida a partir del siglo VIII sobre la basílica de San Vicente visigoda, fue objeto de ampliaciones durante el Califato de Córdoba, y tras la conquista cristiana en 1236 fue convertida en catedral. Tras caer Córdoba bajo dominio sarraceno, la basílica visigótica de San Vicente, que había sido el templo cristiano más importante de la ciudad desde el siglo V, fue expropiada a los cristianos y destruida para construir en su lugar una mezquita. El inicio de su construcción se debe al primer emir rey de Córdoba, haciéndose sobre el emplazamiento de la Basílica visigoda de San Vicente Mártir, iglesia construida en el siglo V, en cuyo solar se inicia la edificación del oratorio o haram en el año 786.

Etapas constructivas

Orígenes cristianos

Tras caer Córdoba bajo dominio sarraceno, la basílica visigótica de San Vicente, que había sido el templo cristiano más importante de la ciudad desde el siglo V, fue expropiada a los cristianos y destruida para construir en su lugar una mezquita. Según una versión sucinta del relato tradicional, la mezquita de Córdoba habría sido iniciada bajo el reinado del primer emir omeya Abderramán I entre el 780 y el 785, sobre la planta de la iglesia cristiana, cambiando la orientación de su eje. Sufrió sucesivas ampliaciones en los siglos IX y X y fue concluida bajo mandato de Almanzor.

Abderramán I 


Aspecto actual del Mihrab, construido inicialmente por Abderramán I y embellecido por los posteriores emires y califas.

El inicio de su construcción se debe al primer emir rey de Córdoba, haciéndose sobre el emplazamiento de la Basílica visigoda de San Vicente Mártir, iglesia construida en el siglo V, en cuyo solar se inicia la edificación del oratorio o haram en el año 786. Ignacio Olagüe Videla, en su célebre La Revolución islámica en Occidente (1974), supone por la arqueología que Abderramán I no habría construido nada, y que el templo primitivo ya contaba con el famoso bosque de columnas. Como, por su ordenación interior, éste no parece concebido para el culto católico o musulmán, puede que fuera edificado para el culto arriano.

Este primer edificio consta, en cualquier caso, de once naves longitudinales orientadas hacia el río Guadalquivir, cuya anchura es idéntica, a excepción de la central, que conduce al mihrab y las dos de los extremos. La central ligeramente más ancha que el resto y las laterales ligeramente más estrechas, aunque estas leves diferencias solo son apreciables en un plano. Estas naves constan de doce tramos o crujías que corren en dirección al muro de la quibla.

Los materiales utilizados son de acarreo: fustes de columnas y capiteles procedentes de construcciones y épocas anteriores (romanos y visigodos), sobre los cuales se elevan pilares rectangulares de sillería que dotan de más altura al conjunto. Para darle estabilidad a este alzado se recurre a dobles arcos, de los cuales el inferior, de herradura, hace funciones de entibo, mientras que el superior, de medio punto, es el que soporta la cubierta. Este sistema, además de la alternancia cromática y material de las dovelas, rojas de ladrillo, amarillentas las de caliza, parece estar inspirado en el acueducto romano de Los Milagros (Mérida).

El resultado es un inmenso bosque de columnas coronado de doble arquería que recuerda a un palmeral. El conjunto se cierra con el muro de la quibla, que a diferencia de la mayoría de mezquitas no está orientado hacia La Meca sino hacia el sur, hecho éste cuyo motivo está en duda, y que van desde la inexperiencia y el error en el cálculo, hasta la pura intencionalidad política tras la proclamación de la independencia política del emirato cordobés, todo apunta a que quisieron imitar a la Mezquita de Damasco, también de los Omeya, y orientada al sur. Las obras terminaron en el 788.

Hisham I

Terminó el patio o sahn y erigió el primer alminar. Este primitivo alminar, de planta cuadrada, fue más tarde derribado por Abderramán III quien construyó otro, luego parcialmente desmochado, y cuyos restos se encuentran actualmente embutidos en el campanario cristiano de la catedral. La cimentación del alminar de Hixén I fue hallada en el Patio de los Naranjos por Félix Hernández en el siglo XX, quién dejó marcada su ubicación en el pavimento y es hoy día visible.

Abderramán II 

Según la historiografía clásica, el crecimiento de la ciudad habría determinado la necesidad de un oratorio (haram) con un aforo mayor para poder albergar más fieles durante la celebración de los viernes, por lo que este emir decidió la primera ampliación de la mezquita. Ignacio Olagüe Videla supone, además, que es a Abderramán II a quien debemos las obras que convertirían al templo arriano en mezquita. En cualquier caso, éstas se iniciaron en el 833, acabándose en el 855, bajo mandato ya del hijo de Abderramán II.

Para llevarla a cabo se derribó el primitivo muro de la qibla, cuyos restos son actualmente visibles en forma de grandes pilares, y se prolongaron las arquerías en ocho tramos o crujías más, con una longitud total de aproximadamente 26 m. Los elementos arquitectónicos son idénticos a los de la fase inicial: alternancia de dovelas en los arcos (amarillas de caliza y rojas de ladrillo) y utilización de materiales de acarreo, aunque como novedad se utilizaron algunos materiales labrados a propósito para esta ampliación, como los ocho capiteles novedosos denominados «de pencas». El mihrab, cuyos cimientos fueron encontrados en el subsuelo de la Capilla de Villaviciosa, estaba concebido monumentalmente con un arco de entrada sostenido por cuatro columnas y sobresalía al exterior del muro de la qibla. También este emir llevó a cabo una intervención en el patio, cerrándolo con saqqifas en los laterales que faltaban.

Abderramán III 

La intervención del primer califa cordobés no afectó al oratorio. Pero agrandó el patio, derribó el primer alminar y erigió uno nuevo que sería modelo para los alminares almohades y los campanarios mudéjares. Este alminar se conserva actualmente desmochado y embutido en el campanario cristiano, aunque se conoce su alzado gracias a los dibujos conservados.

Alhakén II 

Arcos polilobulados y entrelazados en la Capilla de Villaviciosa.

Coincidiendo con el esplendor del califato, durante el siglo X se llevarán a cabo las más extensas intervenciones en la mezquita. Pero será la de Alhakén II la ampliación más bella y rica. El segundo día de su reinado encarga a su chambelán Chafar (o Yafar) las obras.

Se derriba el muro de la qibla de Abderramán II, del que también quedan restos visibles en la actualidad, y se amplía el oratorio en doce crujías más en el sentido sur seguido hasta entonces. Para mejorar la iluminación se construyen cuatro lucernarios con bellas cúpulas nervadas. El primero de ellos, previo a la macsura, lo ocupa actualmente la Capilla de Villaviciosa. Los otros tres se elevan delante del nuevo muro de qibla; uno delante del mihrab y los otros dos flanqueándolo.

Previos a la macsura aparecen nuevos arcos polilobulados y entrecruzados, y en las columnas se alternan fustes rosas y azules. Los materiales ya no son de acarreo, sino labrados ex profeso, con presencia de capiteles de pencas, una abstracción y esquematización de los corintios y compuestos del mundo romano y que derivarán en los de avispero que se pueden observar en Medinat Al-Zahra. Todo esto configura la unidad estilística del arte califal ya presente en Medina Azahara.

Otras novedades son el doble muro de la qibla, que facilita la conexión con el sabat y que permite que el mihrab no se límite a un simple nicho, sino que se abra como una pequeña habitación octogonal cubierta con una cúpula con forma de concha. La portada del mihrab y las cúpulas que lo preceden van recubiertas de mosaicos ejecutados por artesanos bizantinos enviados por el basileus cargados con trescientos veinte quintales de teselas.

Almanzor 

Dado el continuo crecimiento demográfico de Córdoba, este hayib decide llevar a cabo la tercera y última de las intervenciones en la mezquita durante el siglo X. Su ampliación, la más extensa de todas, afecta tanto al oratorio como al patio. Pero esta ampliación no se hará hacia el sur como las anteriores, puesto que la cercanía del Guadalquivir lo impide. La expansión será hacia el este, para lo que Almanzor debió expropiar el cacerío que ocupaba la zona. Se construyen ocho nuevas naves que dejan descentrado el mihrab y el extendido muro de la qibla ya no es doble, sino simple. En los arcos la alternancia de dovelas es solo cromática y no de materiales puesto que todas son de piedra caliza, aunque pintadas de almagra las rojas.

TAREA

- DESCRIPCIÓN DE LA TAREA: En 6 grupos de 3 alumnos cada grupo deberá buscar información sobre cada una de las ampliaciones que sufrió el edificio, poniéndose en la situación de los arquitectos de la época, argumentando la necesidad del cambio, exponiéndolo a los demás grupos.

- REALIZACIÓN DE LA TAREA: se llevará a cabo a lo largo de tres sesiones lectivas en las que se buscará la información, exponiéndose los resultados en una cuarta sesión.

- PRESENTACIÓN DE LOS RESULTADOS: en otra clase, cada grupo presentará sus resultados, empleando el proyector si está hecho en Word, y se someterá a las preguntas suscitadas por los compañeros y el profesor.

PROCESO

Cada grupo buscará información sobre cada una de las etapas de ampliación de la mezquita,  señalándola en un plano de la mezquita, coloreando cada grupo,  su zona correspondiente.

RECURSOS

http://es.wikipedia.org/wiki/Edad_Media

http://es.wikipedia.org/wiki/Catedral_de_C%C3%B3rdoba_(Espa%C3%B1a)

http://es.wikipedia.org/wiki/Catedral_de_C%C3%B3rdoba_(Espa%C3%B1a)

http://images.google.es/images?hl=es&um=1&q=fotos+de+lamezquita+de+cordoba&sa=N&start=36&ndsp=18

EVALUACIÓN

Te indicamos los criterios a partir de los cuales va a ser evaluada la forma en las que has trabajado. Tú deberás también autoevaluarte, para lo cual deberás rellenar este formulario,  imprimirlo y entregarlo al profesor (al final del trabajo).

Principio del formulario

NOMBRE Y APELLIDOS

CLASE       

GRUPO DE TRABAJO

 

- El trabajo se ha desarrollado cooperativamente, repartiendo de forma equilibrada las funciones y tareas (0= en absoluto; 10= totalmente)

- Los grupos han intercambiado fluidamente información

- La información de los demás grupos ha sido presentada de forma clara y accesible

- Todos han participado en la elaboración de las conclusiones y en la presentación

- El clima de trabajo dentro de los grupos y en la actividades comunes ha sido adecuado

- El profesor ha orientado a los alumnos en las dificultades encontradas

- La dificultad técnica del trabajo era accesible

- Las tareas eran accesibles

- Las tareas eran motivadoras e interesantes

 

 

 

Nota: el botón "Enviar" manda un correo con el resultado de la autoevaluación a la dirección del autor de la Webquest


Te indicamos los criterios a partir de los cuales va a ser evaluada la calidad del trabajo que debes presentar. Tú deberás también autoevaluarte, para lo cual deberás completar el formulario e imprimirlo y entregarlo al profesor al final del trabajo.

Principio del formulario

NOMBRE Y APELLIDOS

CLASE       

GRUPO DE TRABAJO

 

- Los contenidos son suficientemente sólidos, claros y precisos (0= en absoluto; 10= totalmente)

- Has integrado diversas fuentes de opinión, y comparado puntos de vista y factores enfrentados en las opiniones expuestas 

- La redacción es clara, ordenada, comprensible

- Técnicamente, tu trabajo es correcto

- Citas correctamente las fuentes de información

- Tu trabajo es fruto de una reflexión personal 

-  Tu trabajo es original

-  Sabes sintetizar

-  Eres preciso en el vocabulario filosófico y en los datos e ideas que propones

 

Final del formulario

 

CONCLUSIÓN Te proponemos el siguiente esquema para  que elabores una conclusión del trabajo realizado:

- ¿Por qué crees que fue ampliada tantas  veces  el templo?
- ¿Qué elementos arquitectónicos más destacados aparecen?
- ¿Qué características socio-económicas tenía Al-Andalus en  la época de las  ampliaciones?